Bienvenido un día más al blog de Piscinas Salgado, tu empresa especializada en la construcción, limpieza y reparación de todo tipo de piscinas. En la nueva entrada de hoy hablaremos sobre todo lo que debemos hacer para que nuestra piscina quede limpia y lista para ser utilizada durante todo el verano.

Cada vez son más las viviendas y apartamentos que disponen de piscinas con tal de que en verano tengamos un sitio donde refrescarnos, para que esto ocurra, lo cierto es que debemos realizar un mantenimiento y limpieza muy estrictos de nuestra piscina, de otra forma se dañaría y sería mucho más costoso volver a ponerla en funcionamiento.

Con la finalidad de que no tengamos que realizar todo tipo de reparaciones innecesarias, es importante que tengamos en cuenta que, durante el invierno también debemos mantenerla en buenas condiciones. Si este invierno no ha sido así no te preocupes, hoy hablaremos sobre todo aquello que debemos hacer para poner a punto nuestra piscina para las épocas de más calor.

Vaciar y limpiar la piscina

Dejar la piscina llena durante todo el invierno puede ser una gran ventaja, si la mantenemos en perfectas condiciones, cuando llegue la época de baño no hará falta prepararla, pero si la hemos descuidado, también nos puede ayudar a evitar roturas en la estructura de la piscina que se crean por las inclemencias del tiempo.

Si logramos mantener la piscina limpia durante todo el invierno, ahorraremos agua y estaremos contribuyendo con el medio ambiente. Como no es tarea fácil, lo más normal es que cuando llega la época de verano tengamos que proceder a vaciar nuestra piscina, para ello, basta con accionar la llave de vaciado de la propia piscina.

En cuanto a la limpieza, lo ideal es ir limpiando todas las paredes en cuanto el agua se va vaciando, para ello, podemos utilizar cepillos y productos específicos para cada material. Nunca debemos usar jabón, ya que además de crear espuma puede alterarse con el cloro. La mejor opción para la limpieza de nuestra piscina es utilizar un limpiador ácido y no jabonoso.

Revisión de varias partes de la piscina

Cuando hayamos limpiado toda la piscina, podemos meternos dentro y revisar su interior. Si observamos algunas grietas, debemos taparlas con una lechada de cemento blanco específico para piscinas. En el caso de que alguna baldosa esté dañada, también será necesario substituirla con tal de dejar la piscina limpia y en perfectas condiciones de uso.

El siguiente paso consiste en revisar la bomba y la depuradora, para ello, debemos ponerlas en funcionamiento y observar si realizan sus labores correctamente, en el caso de tener alguna duda, siempre podemos contactar con una empresa especializada en la limpieza de piscinas.

Antes de llenar la piscina es imprescindible prepárala para que, una vez llena, repela todo el musgo verde que puede producir el agua estancada. Para ello, debemos rociar todo el interior de la piscina con un producto antialgas, el cual podemos encontrar en cualquier tienda especializada.

Comments are closed.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?