Antes de empezar la construcción de piscinas se debe formular un plano de excavación con las medidas exactas que queremos para la piscina. En este plano debemos tener en cuenta la posición para que así la construcción sea más fácil y se haga en la ubicación deseada. También debemos incluir el trazado que se realizará con un spray de pintura, para cuando excavamos seamos más precisos.

Cuando tengamos todo esto podemos pasar al segundo paso de la construcción de piscinas, se trata de embalar e instalar la estructura de la piscina. Colocamos los niveladores regulables en el suelo y empezamos a acomodar los paneles de acero e instalamos los contrafuertes en los postes. Después unimos con fijación los elementos con las barras.

El tercer paso es estabilizar el fondo de la construcción de piscinas, ejecutamos un fondo de protección de piscina de unos 5 cm de grosor directamente sobre un suelo denso.

El cuarto paso se trata de instalar el liner de la piscina. Tenemos que colocar la varilla firme, el liner de la piscina se extiende después en el fondo de la piscina para subir por las paredes sobrepasando el lado exterior para engancharlo.

El penúltimo punto de la construcción de piscinas es la instalación de los bordes de la piscina después de instalar el circuito hidráulico. Los brocales abrazan la forma de la piscina.

Por último, pero no menos importante toca la decoración de tu piscina. Podemos revestir los bordes de la piscina de diferentes formas; con piedra, madera, azulejos en conjunto con el jardín…

La duración de la construcción de piscinas

La durabilidad de una piscina es muy relevante, evidentemente es un factor muy valioso a considerar. Las piscinas deben estar diseñadas para durar toda la vida, y en caso de que la quieras rehacer que sea porque tus gustos han cambiado y no porque se haya estropeado. Para garantizar su durabilidad el primer término a tener en cuenta es cuál ha sido su proceso de fabricación e instalación, sabiendo cuáles son los materiales que se han usado y su calidad. Por ejemplo, el acero es más económico, ya que permite disminuir los costes de mantenimiento y funcionamiento. Este material es resistente, su diseño es libre, ayuda al medio ambiente, permite unas obras rápidas y limpias, tiene un fácil mantenimiento y su material es suave y antideslizante.

Otro factor a tener en cuenta para la durabilidad de tu piscina es que el equilibrio del pH sea el adecuado. Es importante que esté controlado para que así el agua de tu piscina sea la adecuada para el contacto con tu piel. Hay que saber que si el pH del agua está bajo puede existir el riesgo de que los materiales y el agua se deterioren a causa de la corrosión.

 

 

 

 

Comments are closed.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?