Hoy queremos hablarte de la diferencia que existe entre el skimmer o una piscina desbordante, porque son dos opciones distintas y ambas cuentas con grandes ventajas. Si estás pensando en la construcción de una piscina de obra, pero no sabes por qué opción decidirte, hoy vamos a resolver tus dudas.

Skimmer, la mejor opción para la construcción de piscinas de obra privadas

El skimmer es un dispositivo que lleva el agua al sistema de filtración y se ubica a unos centímetros del borde de la piscina. Las piscinas con skimmer generalmente no son muy grandes y suele aplicarse en la construcción de piscinas de obra privadas, porque suponen menos costes y son fáciles de construir. El agua queda en el nivel de los skimmers y entra a partir de sus huecos continuamente, yendo a la depuradora a tratarse, para volver después a la piscina mediante los chorros, los cuales se encuentran normalmente en la pared frente al skimmer. El coste de las piscinas de skimmer suele ser menor que la opción de piscina desbordante y su mantenimiento no es tampoco demasiado elevado. Podemos decir que se trata de la piscina con un sistema clásico, el de toda la vida.

Piscina desbordante, una opción recomendable para la construcción de piscinas de obra y públicas

Las piscinas públicas y/o de recintos turísticos o gimnasios suelen elegir la opción desbordante, que consiste en construir un canal de desbordamiento con una rejilla en los bordes de la piscina. El nivel del agua alcanza hasta el borde y cae de forma continua para todos los lados. A partir de entonces, el agua va hasta un depósito y se filtra. El depósito regula el nivel del agua de la parte superior y después de que se filtre el agua regresa a la piscina mediante los chorros, instalados en el fondo de la piscina.

Generalmente, construir una piscina con skimmers supone un menor desembolso porque no hay necesidad de instalar otro tipo de dispositivos, las piscinas desbordantes suelen ser de una mayor calidad y más seguras.

Dentro de la opción desbordante hay muchas opciones, pero la opción más demandada son las piscinas infinitas o Infinity, las cuales están cada vez más de moda y son aquellas en la que el efecto desbordante se crea en la parte del perímetro de la piscina. Este tipo de piscinas crea un efecto óptico que parece que no se vea el final. Si vemos una piscina infinita cerca del mar, parece que se junta la piscina con el mar de forma difuminada.

En Piscinas Salgado, como especialistas en la construcción de piscinas de obra, vas a disponer de la opción que más te guste y de opciones hechas a medida, por lo que podemos ofrecerte justo aquello que necesitas. Puedes optar por una cloración salina o una cloración tradicional, sistemas de automatización para tu piscina, limpieza, iluminación, mantenimiento, reparación, rehabilitación…

El hecho de contar con una empresa de construcción de piscinas de obra, te va a permitir conseguir una piscina personalizable, que quedará completamente perfecta en tu vivienda o jardín.