Si sigues un estilo de vida sostenible y quieres instalar una piscina en tu jardín, pero sin que eso suponga algo negativo para el planeta, te recomendamos la construcción de piscinas de sal, ya que es la opción más ecológica.

Para transformar una piscina convencional en una de agua salada, solo es necesario cambiar el sistema de filtrado. Las piscinas de agua salada utilizan cloradores salinos, los cuales se colocan en el sistema de depuración para generar cloro gaseoso a través de la electrólisis, el cual se disolverá automáticamente en el agua y se desinfectará de una forma natural.

Cuando el agua pasa por los electrodos, en el que se incluye el clorador salino, se convierte en hipoclorito sódico y este desinfecta el agua de forma profesional y natural y, cuando este proceso acaba, el compuesto químico se transforma de nuevo en sal, de modo que es completamente seguro para nuestra salud y para el medio ambiente.

¿Qué elementos del equipo de cloración salina necesitarás para completar la instalación?

Como especialistas en la construcción de piscinas de sal queremos decirte que necesitas algunos productos para poner en la tubería de retorno del sistema de depuración de la piscina, tales como un regulador de PH, inyección de ácido, sonda de temperatura, célula de electrólisis o la sonda de pH, los cuales te ayudarán a conseguir una limpieza efectiva y segura.

Propiedades del agua salada

La piscina de agua salada se desinfecta de forma natural y sin químicos y eso evita irritaciones y alergias en nuestra piel y en nuestras mucosas, así como en el pelo o en las uñas. La sal nos aporta un valor terapéutico, ya que nos transmite relajación, renovación y exfoliación en nuestra piel, nos permite flotar y sentirnos más ligeros y nos deja la piel completamente suave.

El agua salada está recomendada para las personas con problemas musculares o articulares, ya que les permite recuperarse mejor, así como para aquellas personas con piel muy sensible, para embarazadas o para bebés, ya que pueden disfrutar de la piscina sin exponerse al cloro. La sal supone la manera más saludable de disfrutar del verano, de modo que si te decides siempre puedes contactar con una empresa especializada en la construcción de piscinas de sal como la nuestra. Desde Piscinas Salgado podremos ayudarte a conseguir una piscina ideal para toda la familia.

En la construcción de piscinas de sal hemos podido comprobar el gran ahorro económico que supone para los usuarios, porque su mantenimiento es muy sencillo y automático y no necesita de productos químicos para su limpieza y desinfección. Aun así, es necesario controlar el nivel de sal del agua añadiendo sal de vez en cuando, siempre haciéndolo de una forma equilibrada.