Todas las empresas y particulares que disponen de una piscina, conocen la importancia que tiene mantenerla en perfectas condiciones con tal de poder utilizarla en las épocas más calurosas, así como para que no aparezca ningún tipo de avería inesperada. El mantenimiento de una piscina se debe realizar de una forma periódica y continuada, de esta manera nos aseguramos de que nunca se estropea y todos sus filtros y tuberías funcionan perfectamente. La base de un buen mantenimiento radica en su limpieza, así como en la observación y revisión de todos los componentes que existen en la piscina.

Aquellas personas que no disponen del tiempo necesario para realizar este tipo de tareas, siempre pueden contactar con una empresa especializada como la nuestra. En Piscinas Salgado disponemos de una gran cantidad de servicios destinados a dar solución a todo tipo de problemas relacionados con las piscinas, tales y como la construcción, la limpieza, el mantenimiento y la reparación. Es muy importante que tengamos en cuenta que estas labores deben realizarse tal y como marcan los profesionales, ya que, si no lo hacemos así, podríamos perjudicar la estructura o funcionamiento de nuestra piscina.

Para que el mantenimiento de la piscina sea el adecuado son necesarios unos productos y herramientas específicos, los cuales solo podremos encontrar en tiendas y empresas especializadas. De esta forma, en el momento en el que disponemos de una piscina, debemos encargarnos de comprar todos estos productos con tal de poder mantenerla en perfectas condiciones durante mucho tiempo. Es muy probable que necesitemos consejos y ayuda de profesionales, pero una vez lo sepamos todo, lo cierto es que este tipo de tareas no conllevan un gran trabajo ni a nivel de tiempo ni de dinero.

Importancia de realizar un mantenimiento adecuado

A todos nosotros nos gusta bañarnos en piscinas que estén realmente limpias con tal de no contraer ninguna enfermedad o sufrir algún tipo de infección a causa de las malas condiciones del agua, por este motivo, realizar un correcto mantenimiento de la piscina adquiere una gran importancia para su uso. Durante las épocas de baño, debemos cuidar más que en ningún otro momento el estado del agua ya que, si no dispone de la cantidad suficiente de productos químicos, se pueden generar algas y hongos que serán perjudiciales para todas aquellas personas que se bañen en nuestra piscina.

Por otra parte, en las épocas de más frío no estamos tan habituados a realizar esta limpieza y cuidados de nuestra piscina, pero lo cierto es que son igual de importantes. Debemos tener en cuenta que, en los meses en los que no hacemos uso de la piscina no la podemos descuidar ya que, si lo hacemos, cuando la volvamos a utilizar, el agua estará totalmente contaminada y será imposible que nos bañemos en ella. De esta forma, debemos tener claro que durante el invierno debemos realizar el mismo mantenimiento que durante el verano, aunque sí es cierto que podemos descuidar algo más su limpieza superficial.

Cabe destacar que una mala limpieza de nuestra piscina también afecta directamente a su estructura y a la conservación de todos los materiales que la componen. De esta manera, si queremos que nuestra piscina se mantenga en perfectas condiciones durante muchos años, debemos hacer un gran esfuerzo por limpiarla limpia y en buenas condiciones todos los días del año. Esto implica que utilicemos los productos químicos pertinentes, así como que limpiemos toda la piscina y revisemos de vez en cuando que todos los filtros y tuberías se encuentren en perfectas condiciones, en caso de avería, lo mejor es solucionarlo cuanto antes.

Productos químicos en el mantenimiento de la piscina

Si disponemos de una piscina tradicional necesitaremos conocer distintos productos químicos que deberemos utilizar para asegurar el mantenimiento de la piscina. Por otra parte, si nuestra piscina es de cloración salina, el cloro se sustituirá por la sal, cosa que tendrá efectos distintos en el agua y su utilización. Los productos químicos que utilizaremos son los reguladores del pH, cloro o sal, alguicidas y floculantes. Cada uno de estos productos se ha creado con la intención de eliminar bacterias con tal de que el agua de la piscina sea segura para el baño.

Empezando por el pH, debemos saber que, cuando midamos su valor, siempre debe estar entre 7,2 y 7,6, si está por debajo de estas cifras, será necesario utilizar un producto elevador del pH y aplicarlo hasta que el nivel sea normal, cosa que pasará igual si la cifra es superior. Por otra parte, el cloro es un elemento que se utiliza para desinfectar la piscina, por lo que su misión es eliminar hongos y bacterias de nuestra piscina. De esta forma, el nivel de cloro de nuestra piscina debe estar siempre entre 0,5 mg/l y 1,5 mg/l.

En cuanto a la formación de algas, debemos tener en cuenta que provoca que nuestra piscina se vuelva verde y el suelo y las paredes sean resbaladizas, por lo que debemos evitar que aparezcan. Si esperamos a que las algas aparezcan eliminarlas será algo más difícil, pero si aplicamos un alguicida, estaremos previniendo su aparición. Por otra parte, debemos utilizar floculantes para que nuestra agua no se enturbie, ya que hay elementos como polvos y sales que los filtros no pueden eliminar por su diminuto tamaño, cosa que se puede solucionar utilizando este producto químico como mantenimiento de la piscina.

Limpieza de la piscina

Existen dos tipos distintos de limpieza de la piscina, uno algo más rutinario, y otro que se realiza como mantenimiento de la piscina y sus componentes. De esta forma, cada día debemos retirar todas las hojas y suciedad que nos podemos encontrar en su superficie, así como limpiar el fondo con la ayuda de un aparato especifico o de forma manual. Esto será idóneo para que nos bañemos, además, también ayudará a que la suciedad no se acumule y a la larga sea mucho más difícil de eliminar.

Como hemos podido observar en el aparatado anterior, dentro del mantenimiento de la piscina también entra la utilización de cloro y otros componentes químicos, los cuales debemos regular de forma periódica. Estos productos ayudarán en gran medida a la aparición de algas, bacterias y hongos, pero nosotros tendremos la obligación de limpiar la suciedad de la piscina que venga del exterior. Las herramientas que utilizaremos más serán un cepillo para eliminar la suciedad que se encuentre incrustada en las paredes, así como una red para recoger la suciedad que haya entrado desde el exterior de la piscina.

Finalmente, cabe destacar que, siempre que sea necesario, podemos contactar con una empresa especializada en la construcción, limpieza y reparación de piscinas como la nuestra, para que nos ayude a realizar estas tareas de forma correcta. También cabe destacar que los profesionales aconsejas el uso de lonas o cubiertas para que la piscina no se ensucie y los productos químicos no se evaporen de una forma tan rápida. También podemos vaciar la piscina en invierno en el caso de que no vayamos a utilizarla y tampoco queramos esforzarnos en su mantenimiento, en estos casos, dejarla vacía puede ser la opción ideal.