Si cuidamos y mantenemos nuestra piscina como es debido, lo normal es que nos tengamos que enfrentar a muy pocas reparaciones a lo largo de su vida. Pero lo cierto es que, con el paso de los años, es muy común que su revestimiento se dañe o pierda color. Por este motivo, en el artículo de hoy veremos que tipos de reparaciones para nuestra piscina de Santa Coloma se pueden hacer para renovar el revestimiento dañado.

Cuando nos encontramos con un trozo dañado, podemos proceder a su eliminación o pensar algo más allá y cambiar todo el revestimiento de la piscina. Si nos dedicamos a cambiar partes pequeñas, es muy probable que la piscina acabe teniendo distintos tonos de azul, así como que cada poco tiempo tengamos que volver a realizar una reparación en nuestra piscina de Santa Coloma. De esta forma, cuando nos encontramos con un daño de este tipo, debemos plantearnos siempre la opción de cambiar por completo el revestimiento de la piscina.

Distintas formas de reparar el revestimiento de una piscina

Tras retirar todo el gresite y revestimiento de la piscina, podemos optar a distintas opciones. Una de las opciones más económicas y sencillas de llevar a cabo esta reparación de una piscina de Santa Coloma es utilizar un sistema de poliéster reforzado. Este sistema se debe aplicar en varias capas sobre toda la superficie de la piscina, cada una de ellas debe estar en sentido contrario a la anterior, de esta forma, creamos una placa muy dura, resistente y sin ningún tipo de separación. Es cierto que puede ser una muy buena opción, pero también es el acabado más sencillo y pobre de los distintos que veremos en el artículo de hoy.

Otro sistema al que podemos optar es la colocación de una membrada de PVC que obtiene el nombre de liner. Este sistema ofrece grandes ventajas ya que, además de ser rápido y fácil de instalar, existe una gran variedad de acabados entre los que escoger a la hora de realizar la reparación de la piscina de Santa Coloma. Es cierto que en este sistema si que existen juntas, aunque cabe destacar que estarán totalmente soldadas por lo que su separación es prácticamente imposible. Además, este sistema permite ser instalado incluso encima de un revestimiento ya existente, cosa que nos ahorraría trabajo y coste.

Finalmente, como hemos hablado anteriormente, podemos reponer las piezas de gresite que se hayan dañado, así como eliminar todo el gresite de la piscina y volver a colocar uno nuevo con tal de que la piscina gane modernidad y pueda mantenerse en perfecto estado durante mucho más tiempo.