Existen muchas razones por las que una piscina puede necesitar ser reparada debido a la pérdida de agua, pero lo cierto es que, en muchos casos, puede deberse a una fuga. Por este motivo, en el nuevo artículo de hoy hablaremos sobre como podemos encontrar el origen y reparar la fuga de raíz con tal de que no vuelva a producirse.

Debemos tener en cuenta que es muy común la perdida de agua en este tipo de estructuras. Esto es debido a que el agua se evapora continuamente y todavía más en épocas de calor. Además, si jugamos y chapoteamos dentro de ella, seguramente haremos que salga agua y cada vez vaya bajando más la superficie de la piscina. Por esta razón, no debemos alarmarnos cuando veamos que el nivel del agua no es el que era.

De esta forma, antes de contactar con una empresa especializada, debemos ser nosotros mismos los que constatemos que hay una gran posibilidad de que el nivel del agua baje debido a una fuga, ya que de otra forma estaremos gastando dinero de forma innecesaria. Es entendible que no podamos saber con certeza cual es el problema que es necesario reparar en nuestra piscina, pero gracias a nuestros consejos, podremos saber si es necesario contactar con una empresa especializada o no.

Pasos a seguir para detectar la fuga

Lo primero que debemos hacer es mirar detalladamente el filtro, la bomba, el calentador y las válvulas de la tubería, así como la humedad que hay en el suelo alrededor de la piscina. En muchas ocasiones, algunos factores externos nos pueden ayudar a hacernos una idea mucho más clara de lo que está sucediendo con la pérdida de agua de esta estructura.

En el caso de que realmente sospechemos de una fuga y queramos constatarlo para repararla lo antes posible, podemos llevar a cabo algunos trucos como marcar el nivel de agua con un trozo de cinta y observar si ha najado mucho. Por supuesto, si realizamos este tipo de comprobaciones, será necesario que no la utilicemos, de esta forma, no podemos afectar a los resultados.

Si tras esta prueba, averiguamos que realmente existe una fuga, podemos contactar con una empresa especializada o buscar nosotros mismos el origen. Para ello, debemos observar detenidamente todas las paredes y fondo de la piscina hasta encontrar algún tipo de grieta y repararla.

En muchas ocasiones es realmente difícil encontrar el origen si no tenemos un ojo experto, por lo que mejor es contactar con una empresa especializada en la reparación de piscinas. De esta forma nos aseguramos de que la solución es definitiva e idónea para la situación.