Si aparece una grieta en el gresite que cubre las paredes de nuestra piscina, es imprescindible repararla. En el caso de que sea muy grande y creamos que puede acarrear mayores complicaciones la mejor opción es llamar a una empresa especializada, pero siempre y cuando sea pequeña y tengamos los medios y herramientas necesarias, podemos sustituir esa parte nosotros mismos.

Estas grietas pueden aparecer tanto por el paso del tiempo como por pequeños movimientos que se producen en el terreno, en ambos casos, la situación no es peligrosa y en pocos pasos lo podremos solucionar por completo. Es muy importante que utilicemos productos y herramientas de calidad y realicemos el trabajo correctamente, de lo contrario podría volver a salir en poco tiempo.

Pasos a seguir para reparar una piscina

Una vez hayamos detectado la grieta, debemos retirar el gresite que se encuentra alrededor de la zona dañada, debemos eliminar todas esas piezas que estén rotas o no se encuentren en buenas condiciones. Para ello utilizaremos un tipo de espátula especial y la ayuda de un martillo para hacer palanca y que las piezas se desenganchen de la superficie.

A continuación, debemos proceder a la reparación de la piscina ensanchando la grieta en forma de “V” con la ayuda de una paleta o elemento metálico que creamos conveniente. De esta forma, cuando pongamos el relleno, la grieta se llenará completamente sin dejar trozos vacíos dentro de la superficie. En este paso, podemos utilizar elementos comunes como puede ser un destornillador o un cortafríos.

Cuando tengamos la grieta a la vista, debemos retirar todo el polvo sobrante con la ayuda de una brocha gorda. En estos pasos debemos tener cuidado, ya que de esto depende una buena reparación del gresite de la piscina.

Ya que nuestra finalidad es que el resultado sea impecable y se mantenga así durante muchos años, en el siguiente paso aplicaremos sobre la grieta una imprimación, la cual asegurará que el siguiente producto que pongamos se adhiera correctamente y no sé separe con el paso del tiempo.

Seguidamente, debemos aplicar el plaste sobre la superficie donde está toda la grieta, para ello nos ayudaremos de una espátula, asegurándonos de que el producto entra en todas las grietas. Tras dejar secar unas 24 horas, volvemos a cubrir la zona con gresite. Esta capa debe tener unos 2 o 3 mm de grosor para que cumpla con su objetivo.

A continuación, presentamos el gresite y lo pegamos a la superficie dando los golpes necesarios para que quede totalmente adherida. Para acabar con la reparación de la piscina, debemos cubrir las juntas y limpiar los restos de producto con un paño humedecido.

Summary
piscinassalgado.com
Article Name
piscinassalgado.com
Description
En Piscinas Salgado ofrecemos todo tipo de servicios para la instalación y mantenimiento de piscinas.Como los servicios básicos. Disponemos de muchos años de experiencia en el sector. Contamos con un gran equipo de profesionales que junto a producto de gran calidad logramos resultados impecables en donde nuestros clientes quedarán completamente satisfechos.
Author