Bienvenido un día más al blog de Piscinas Salgado, tu empresa dedicada a la construcción, instalación, mantenimiento y reparación de piscinas en Barcelona. En la nueva entrada de hoy hablaremos sobre el tipo de reparaciones que pueden necesitar las piscinas de acero y poliéster.

Como este tipo de piscinas no son las más comunes es más difícil saber cuáles son el tipo de reparaciones que pueden necesitar para tener nuestra piscina de Barcelona en perfecto estado y que tenga una larga vida útil.

Piscinas de acero

Las reparaciones que puede tener la piscina de acero de nuestra vivienda de Barcelona pueden variar en función del tipo de acero instalado:

    • Acabado con PVC-P: en este tipo de piscinas podemos observar que el acero no está en contacto directo con el agua de nuestra piscina de Barcelona, esto hace que la zona que tengamos que reparar se la lámina de PVC-P. Estas láminas suelen fallar por las uniones y es posible volverlas a soldar durante sus primeros 15 años de vida aproximadamente. Las reparaciones que se hagan a posterior no garantizan una unión perfecta y la mejor reparación suele ser cambiar el revestimiento por completo.
    • Acabado inoxidable: este tipo de piscinas de Barcelona tienen un inconveniente, a pesar de ser inoxidables, cuando llevan muchos años en funcionamiento se acaban oxidando. En función de la calidad del acero la piscina necesitará más o menos reparaciones. La solución a este tipo de daños es cambiar la piscina entera o colocar un revestimiento de PVC-P.

Piscinas de poliéster

Las piscinas de poliéster de Barcelona ofrecen una gran resistencia, pero con el paso de los años la superficie se desgasta y se producen distintos desperfectos que es importante reparar. Las reparaciones más habituales son:

    • Reparación de fisuras: estas fisuras se reparan saneando la zona afectada y aplicando múltiples capas de poliéster reforzado con fibra de vidrio. Si la fisura de nuestra piscina de Barcelona se ha creado por el asentamiento del terreno será mucho más difícil de reparar ya que volverá a abrirse.
    • Restauración del revestimiento: con el paso del tiempo el poliéster pierde sus propiedades y la película superficial se va desgastando y puede saltar. Para reparar estos daños, la solución es lijar la superficie completa, aplicar varias capas de poliéster reforzado con fibra de vidrio y acabarlo con resina pigmentada.