Comienza el buen tiempo y más que olvidarnos de la piscina y de todo lo que ella conlleva, tenemos más ganas que nunca de acordarnos de esta instalación, la preferida por muchas familias, y especialmente por los más pequeños de la casa. El problema, pero, llega ahora con la puesta a punto de la piscina y con sobrellevar las consecuencias de no haber prestado atención a las demandas y exigencias de nuestra piscina durante el invierno. Lo cierto es que como profesionales en la construcción y mantenimiento de piscinas, en Piscinas Salgado en Barcelona, hemos sido testigos de tener que acudir a realizar muchas acciones de mantenimiento de piscinas, precisamente, por personas que se han olvidado de la piscina en invierno y, luego, han tenido que hacer frente a graves consecuencias, por culpa de esa dejadez.

En el mantenimiento de piscinas, en Piscinas Salgado, especialistas en la construcción de piscinas y su mantenimiento en toda la provincia de Barcelona; siempre hemos recalcado la importancia de prestar atención a nuestra piscina todo el año, hagamos o no uso de ella durante las épocas de más frío, pues con un mantenimiento anual estricto, al llegar los primeros calores, su recuperación es mucho más fácil. De lo contrario, pueden surgir contratiempos y, como decíamos, problemas mayores, que después impidan empezar a disfrutar de ella cuando queramos.

Hoy, en esta nueva entrada de nuestro blog, Piscinas Salgado en Barcelona, queremos presentaros algunas de esas consecuencias que pueden derivarse de un mantenimiento indebido de vuestra piscina durante el invierno. Tomando las medidas oportunas con prevención, podemos evitarlas y, como decíamos, comenzar a disfrutar cuanto antes de nuestra piscina sin necesidad de preocuparnos por males mayores.

foto-central1-220x300

Consecuencias de un mal mantenimiento

  1. Se estropea el agua de la piscina.Si bien, en muchos casos, podemos llegar a recuperarla, el coste que tiene es importante cuanto a horas de motor y en productos químicos. El exceso de estos productos en nuestra piscina, además, empeora la calidad del agua y si no la podemos recuperar tendremos que vaciarla y rellenarla de nuevo, con el coste que ello implica.
  2. Si dejamos nuestra piscina a merced de lo que pueda pasar durante varios meses, las posibilidades del crecimiento de colonias de algas es algo a lo que, seguramente, deberemos enfrentarnos. Estos microorganismos, de los que hemos hablado en anteriores posts de nuestro blog, Piscinas Salgado en Barcelona, no siempre son fáciles de eliminar y, si sobreviven, tienen la habilidad de crecer de nuevo fácilmente.
  3. La peor de todas las consecuencias pasa por la avería de las instalaciones.En lugares con inviernos muy fríos deben de vaciarse las tuberías, o hacer que funcione la piscina en las horas más peligrosas, ya que las heladas pueden provocar la rotura de esas conducciones, o pequeñas grietas que después originen pérdidas de agua. Los empotrados y la maquinaria también puede dañarse por las heladas, con lo que hay que estar atentos.
  4. Y finalmente, otra consecuencia menos molesta para nuestra instalación, pero sobre todo molesta para quien observa la piscina y no ve en ella reflejado el aspecto visual que querría. Una piscina mal cuidada y con un mantenimiento indebido ofrece un aspecto dejado y poco agradable. Por ello, es recomendable hacer uso de los robots de aspiración o succión (si disponemos de ellos) para limpiar el aspecto que ofrece nuestra piscina y, una vez utilizados, retirarlos del agua ya que las temperaturas frías provocan rigidez en las mangueras.

Desde Piscinas Salgado en Barcelona, profesionales en la construcción de piscinas y el mantenimiento de las mismas, os animamos a tener presente todo ello y a no olvidaros de velar por el correcto mantenimiento de vuestras piscinas en invierno, si no queréis sufrir todas estas consecuencias que, además, acarrean gastos importantes. Nos vemos en una nueva entrada de nuestro blog. Hasta pronto.